Contáctanos
Llama o envía un Whatsapp

13 de noviembre de 2020

La meta de que el 90 por ciento de las personas conozca su estado serológico respecto al VIH está lejos de ser alcanzada, y esto también es cierto para las poblaciones clave en la epidemia, como son las personas dedicadas al trabajo sexual, hombres gay y otros hombres que tienen sexo con hombres, población que usa drogas inyectables y personas transgénero.

De acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA), esta situación impide que las personas tengan acceso a los tratamientos antirretrovirales que prolongarán sus vidas con un buen estado de salud, además de que limitan los esfuerzos que se hacen para prevenir nuevas infecciones de VIH.

Según lo informó en octubre pasado, ONUSIDA recopiló información generada por los gobiernos, entre 2016 y 2019, respecto a la realización de pruebas en las diferentes poblaciones clave, aunque es importante tomar en cuenta que no todos los países registran a las mismas poblaciones, y que las pruebas son generalmente realizadas en zonas donde los servicios de VIH están disponibles, lo que puede significar que las cifras recabadas no son representativas a nivel nacional.

Así, 53 países reportaron que entre las personas que ejercen el trabajo sexual, sólo 67.2% se habían realizado una prueba para conocer su estado serológico. La población más tomada en cuenta fue la de hombres gay y otros hombres que tienen sexo con hombres, pues 68 países reportaron monitorearla, lo que arrojó que el 66.5% de ellos saben su estado serológico tras haberse hecho una prueba.

Por otro lado, las personas transgénero fueron las menos estudiadas, pues sólo se obtuvo información de 14 países, y de ella se obtuvo que únicamente el 65.3% se había realizado una prueba de VIH. 

Las personas usuarias de drogas inyectables fueron las que tuvieron el nivel más bajo de conocimiento sobre su estado serológico, con 61.9%, cifra obtenida de los datos que proporcionaron 39 países.

Este último dato, señala ONUSIDA, puede coincidir con el hecho de que las pruebas deben realizarse donde los servicios están accesibles para esas poblaciones clave, por lo que se puede estar sobreestimando la cobertura total de las pruebas.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *