Contáctanos
Llama o envía un Whatsapp

A más de 2 meses de haber estallado la guerra en Ucrania, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida (ONUSIDA) pidió, con carácter de urgente, el apoyo internacional para respaldar el trabajo de redes comunitarias que brindan tratamiento contra el VIH a las personas que lo necesitan.

A través de un comunicado de prensa, el organismo internacional señaló que la guerra ha destruido los servicios de salud y las cadenas de suministro que transportaban los medicamentos antirretrovirales, los cuales son necesarios para que las personas que viven con VIH mantengan una buena salud.

“Las redes lideradas por la comunidad, vitales para mantener estos servicios que pueden salvar vidas, necesitan con urgencia recibir más apoyo internacional”, señaló la agencia.

De acuerdo con cifras de ONUSIDA, unas 260 mil personas ucranianas viven con VIH, y la falta de acceso a los tratamientos adecuados, así como a los servicios de prevención para el resto de la población, “traería consigo una ola de muertes” y el riesgo de que la pandemia de VIH resurja en el país.

Primeros pasos de la ayuda

A mediados del mes de abril, llegó a la ciudad de Leópolis, Ucrania, un cargamento con 18 millones de dosis de medicamentos antirretrovirales, las cuales se distribuyeron a través del Centro de Salud Pública del Ministerio de Salud de Ucrania y la organización civil 100% Life, la más grande de personas con VIH en ese país. 

Las dosis se obtuvieron mediante el Plan de Emergencia del Presidente de los Estados Unidos para el Alivio del Sida (PEPFAR, por sus siglas en inglés), y si se distribuyen como está planeado, serían suficientes para cubrir el tratamiento de todas las personas con VIH que toman esquemas de primera línea (es decir, el primer tratamiento que se administra para la infección) durante seis meses.

Sin embargo, todavía restarían por cubrir seis meses más, ya que el PEPFAR se comprometió a financiar 12 meses de tratamiento contra el VIH en Ucrania. Esto debido a que las instalaciones del sistema de salud han estado bajo ataque durante todo el conflicto. De acuerdo con el mismo comunicado, la Organización Mundial de la Salud verificó, el 11 de abril pasado, más de 100 ataques contra instalaciones sanitarias, además de las vías de comunicación y las cadenas de suministro han sido seriamente alteradas por la guerra.

Por su parte, el Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria (también conocido simplemente como Fondo Mundial) está aportando recursos económicos para financiar la continuidad de los servicios que atienden VIH y tuberculosis en el país.

El esfuerzo aún es insuficiente

“La situación de las personas que viven con el VIH en Ucrania es desesperada”, afirma Dmytro Sherembey, líder del Consejo de Coordinación de la organización 100% Life. “Estamos intentando entregar medicinas, comida y asistencia urgente a las personas que lo necesitan, pero este trabajo es peligroso y los voluntarios están arriesgando sus vidas”. Agrega que, si no se recibe ayuda pronto, “no sé durante cuánto tiempo podremos continuar”.

ONUSIDA reconoce que las organizaciones civiles están haciendo “esfuerzos heroicos” para llevar los suministros médicos esenciales y los servicios de VIH a las personas, incluidas las poblaciones altamente vulnerables, como son los usuarios de drogas inyectables o trabajadoras sexuales, y están logrando alcanzar a personas que se encuentran en zonas que presentan grandes desafíos. Sin embargo, dichas organizaciones requieren “más apoyo internacional” para continuar con su labor.

Frente a este panorama, ONUSIDA llama de manera urgente a la comunidad internacional para donar más de 2.42 millones de dólares a las organizaciones civiles que están trabajando contra el VIH en Ucrania, así como para las que están recibiendo refugiados con VIH en otros países. 

Además, las organizaciones requieren apoyo logístico para continuar con sus servicios de prevención y atención, señaló la directora Ejecutiva de ONUSIDA, Winnie Byanyima. “Rogamos a los donantes que ayuden a perpetuar este servicio esencial a la hora del salvar vidas y evitar un resurgimiento de la pandemia de sida en Ucrania”, enfatizó.

Históricamente, las organizaciones civiles han jugado un papel muy importante en la prevención y atención del VIH en todas las regiones del mundo. AHF Panamá es una de esas organizaciones que trabaja para acercar servicios de calidad y libres de discriminación a toda persona que lo necesite. Si quieres hacerte una prueba de VIH gratuita, acércate a nuestras oficinas o escríbenos por Whatsapp y con gusto te atenderemos.

Compartir: