Contáctanos
Llama o envía un Whatsapp

Desde su aparición hace más de un año, el virus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad de COVID-19, ha planteado un gran número de misterios que equipos científicos de todo el mundo se han dedicado a desentrañar. Entre las interrogantes, de inmediato surgió una sobre cómo la nueva enfermedad podría afectar a las personas que ya vivían con VIH.

Con el paso del tiempo y después de varios estudios, no se tienen datos contundentes de que personas con VIH tengan más riesgo de adquirir el nuevo coronavirus, sin embargo, sí hay algunos datos de que, en caso de enfermarse de COVID-19, pueden tener mayor riesgo de desarrollar enfermedad grave, en especial si tienen el VIH mal controlado, son mayores o presentan otras enfermedades, según datos de la Fundación Lucha contra el Sida y las Enfermedades Infecciosas, de Barcelona.

Vacunas para personas con VIH

Después comenzaron a surgir preocupaciones sobre los posibles efectos de las vacunas disponibles para COVID-19 en personas con VIH. Conforme se ha avanzado en la vacunación alrededor del mundo, las personas positivas al VIH son una de las poblaciones prioritarias para recibir la inmunización, pero las malas informaciones en torno a esto han seguido circulando y podrían generar dudas.

Los datos médicos indican que si vives con el VIH, puedes recibir la vacuna anti-COVID sin necesidad de ninguna valoración previa que no sea la que se aplica a todas las personas. Hay que recordar que ninguna de las vacunas que han sido aprobadas hasta ahora funciona con virus vivos, por lo que no provocan infección con SARS-CoV-2, sino que preparan al organismo para combatirlo.

Datos de ONUSIDA

Es así que el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) ha dejado claro que las vacunas contra la COVID-19 les brindan a las personas con VIH “los mismos beneficios que al resto de los individuos y comunidades”. Es decir, ayudan a prevenir los casos graves de COVID-19 pero también reducen potencialmente la transmisión del virus SARS-CoV-2.

Las personas positivas al VIH que acudan a vacunarse deberán estar atentas de los mismos posibles efectos secundarios que el resto de la población: podría presentarse una reacción alérgica en los 30 minutos posteriores a la aplicación, misma que se controlará por el personal de salud que está preparado para estos casos. Además, en los sitios posteriores podría haber dolor en el sitio de la inyección o malestar general y fiebre baja.

Fuera de estos leves malestares, los diferentes organismos de salud alrededor del mundo concuerdan en que los beneficios de vacunarse contra la COVID-19 aportan muchos más beneficios que riesgos para los diversos grupos de la población.

En AHF Panamá resolvemos tus dudas y derecemos consejería gratuita. Haz una cita hoy. 

Compartir: