Contáctanos
Llama o envía un Whatsapp

Hacer público el hecho de que vives con VIH es una decisión absolutamente personal. Durante varias décadas, el estigma sobre las personas que habían sido diagnosticadas era demasiado fuerte, pues se asumía que habían adquirido el virus haciendo algo “malo”, como tener relaciones sexuales fuera del matrimonio o inyectarse drogas.

Es por eso que la gran mayoría de las personas con VIH buscaban ocultar su estado de salud de sus colegas, sus familiares e incluso sus amigos o sus parejas. Por fortuna, un secreto tan difícil de guardar encontraba un sitio seguro para ser compartido en los miles de grupos de apoyo que se formaron desde los primeros años de la epidemia.

Los tiempos fueron cambiando y comenzaron a surgir personas pioneras que aceptaban dar la cara y hablar sobre su diagnóstico con VIH. Entonces nos dimos cuenta de que sí era posible dejar de vivir en las sombras y sobrellevar aquello que implicaba anunciar el diagnóstico, que no siempre fue tan terrible como se pensaba.

Marchar con orgullo

Hoy en día, gracias a las redes sociales, cada vez más personas hablan abiertamente sobre cómo es vivir con VIH. La vergüenza quedó atrás y dio paso a la esperanza, a la realidad de saber que los tratamientos antirretrovirales te permiten tener una vida larga y de buena calidad.

En este contexto, España celebrará, en diciembre de este 2022, el primer Pride Positivo, retomando la idea de las marchas del orgullo LGBT que se celebran desde hace más de 40 años en muchas partes del mundo.

La Coordinadora Estatal de VIH y Sida, organizadora del evento, señaló que el éste no es precisamente para enorgullecerse de tener VIH (como también sería raro sentir orgullo por tener diabetes o dermatitis), pero sí para expresar orgullo de ser rostros visibles dentro de la epidemia y así ayudar a otras personas a procesar su diagnóstico.

Esta marcha por la visibilidad pretende demostrar que las personas con el virus pueden estar en cualquier parte, tener infinidad de profesiones o llevar caminos muy distintos en lo que respecta a la infección. Habrá personas con 35 años de haber sido diagnosticadas, otras que llevan sólo un par de años sabiendo que viven con el VIH. Todas podrán expresarse y hablar desde sus experiencias.

El tema del VIH debe regresar a los medios de comunicación, a las escuelas y a los temas de conversación entre familia o amigos. Hay que recordar que es una epidemia que no se ha ido y la información científica sobre ella será la herramienta más útil para tomar decisiones.

Esperemos que pronto comiencen a replicarse este tipo de iniciativas en muchos países del globo, para así poder ponerle nombre y rostro a lo que, hasta hace muy poco, habían sido sólo estadísticas.

Si quieres saber tu estatus, hazte una prueba de detección del VIH, en AHF Panamá son gratis, rápidas y confidenciales. Para más información, acércate a nuestras oficinas o escríbenos por Whatsapp.

Compartir: