Contáctanos
Llama o envía un Whatsapp

Aun después de 40 años de presencia del VIH en el mundo, persisten altos niveles de estigma y la discriminación contra las personas que tienen el virus, en particular en el ámbito laboral. Así lo reveló una encuesta realizada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la empresa encuestadora Gallup.

La investigación se realizó a nivel global y participaron más de 55 mil personas en 50 países de todas las regiones del mundo.

El estudio, publicado en inglés, pero cuyo resumen ejecutivo está disponible en español, mostró que los prejuicios que obstaculizan que las personas con VIH se integren a un mundo laboral libre de discriminación provienen, principalmente, del desconocimiento sobre la infección.

Por ejemplo, sólo la mitad (51.9%) de las personas encuestadas sabía que el VIH no se transmite por usar el mismo baño, y sólo una de cada cuatro personas respondió de manera correcta las preguntas sobre cómo se transmite el VIH.

Diferencias de perspectiva

En general, más de un tercio (35.6%) de los participantes en la encuesta dijeron que a las personas con VIH no se les debería permitir trabajar con personas que no tienen VIH, y casi 3% piensan que “depende”. Por otro lado, el 50.5% de los encuestados considera que quienes tienen VIH sí deberían poder trabajar con personas sin VIH

Sin embargo, los porcentajes de aceptación varían según la región: en Asia-Pacífico, sólo 40% de los participantes cree que las personas con VIH sí deberían poder trabajar con aquellas que no tienen el virus, siendo la región que muestra más baja aprobación, mientras que en África meridional, 89.9% de encuestados sí considera adecuada esa afirmación. La región de América Latina y el Caribe es la tercera que se muestra altamente aceptante, con 75.4% (después de Europa occidental y central y América del norte, ambas con 81.8%).

La encuesta también detectó que las regiones con los mayores porcentajes de personas que aceptan que una persona con VIH trabaje con otras que no tienen VIH son aquellas donde es más probable que los encuestados conozcan a alguien con VIH. “Esto sugiere un vínculo importante entre el conocimiento personal de personas con VIH y las actitudes positivas” hacia compartir el espacio laboral, dice el informe.

El conocimiento reduce la discriminación

El porcentaje global de personas encuestadas que apoya la realización de pruebas de VIH obligatorias para acceder a un empleo fue todavía muy alto: 59.6%. Sin embargo, en Europa occidental y central y América del norte, apenas 23.4% se dijo a favor de esta medida.

Cabe recordar que hace más de una década, en septiembre de 2010, la OIT emitió una recomendación para eliminar las pruebas obligatorias de VIH para acceder a un puesto de trabajo. Sin embargo, este tipo de exámenes se siguen realizando en todo el mundo, a veces incluso sin el conocimiento de las y los trabajadores.

El informe destaca que un mayor conocimiento sobre cómo se transmite el VIH está asociado con un menor respaldo a las pruebas obligatorias de VIH para trabajar, ya que menos de la mitad (47.6%) de quienes respondieron correctamente a las preguntas sobre cómo se transmite el virus apoyan que ese realicen pruebas obligatorias de VIH a los aspirantes a un trabajo, en comparación con 63.4% de quienes no respondieron todas las preguntas de forma correcta.

De igual forma, las personas que comprenden mejor cómo se transmite el VIH tienden a estar más de acuerdo con que las personas con VIH puedan trabajar directamente con otras que no lo tienen, sostiene la investigación.

Si tienes dudas sobre el VIH o quieres hacerte una prueba gratis, en AHF Panamá podemos ayudarte. Acércate a nuestras oficinas o escríbenos por Whatsapp.

Compartir: