Contáctanos
Llama o envía un Whatsapp

Muchas cosas han cambiado en los últimos años. Pasamos de hacer fila en los teléfonos públicos a tener en el bolsillo un aparato que nos permite realizar videollamadas. Fuimos de construir techos con láminas de asbesto a prohibir su uso luego de haber descubierto que es tóxico.

En el ámbito de las relaciones de pareja, pasamos de “hasta que la muerte nos separe” al “divorcio exprés”, promovido sin obstáculos por solo una de las dos partes, y cambiamos de la virginidad como virtud a la no satanización del sexo antes del matrimonio.

Son estos últimos, los cambios en la manera de ver la sexualidad, los que nos pueden haber tomado un tanto fuera de lugar. Hoy en día, algunas personas se casan a mayor edad y deciden divorciarse si ven que su relación no funciona bien. Es así que surge un grupo de gente que vuelve a estar soltera, pero que se siente en plenitud de la vida. Después de todo, ¿acaso los cuarenta no son los nuevos treinta?

Disfrute y autocuidado

Hasta terminar el siglo pasado aún se creía que la gente madura, o de más de treinta, ya no tenía mucho interés en el sexo. Sin embargo, hoy a los 45 años de edad hay muchas personas que están retomando una vida sexual activa al haber salido de matrimonios que no salieron bien.

No hay ningún problema en experimentar, en tener una nueva relación estable o quizás probar con varias parejas las experiencias que no se pudieron tener antes en la vida. Lo alarmante es que aquellos aventureros(as) que están redescubriendo su sexualidad pueden estar haciéndolo sin la protección adecuada: el condón.

Durante la juventud, la preocupación principal es evitar un embarazo no deseado, por lo que muchas personas se esfuerzan por hacerse de un buen método anticonceptivo. Además, son momentos en los que se cree en la idea tradicional del amor (“felices por siempre”), y muy rara vez se piensa en protegerse de infecciones de transmisión sexual (ITS).

Ahora bien, al tener la oportunidad de volver a una vida sexual, digamos, agitada, hay quienes dan por hecho que, como ya tienen cubierto el tema de la anticoncepción (por métodos temporales o incluso permanentes como al vasectomía), no hay nada más de qué preocuparse.

La realidad es que una vida sexual más segura debe incluir el uso adecuado del condón en todas las relaciones sexuales, principalmente en aquellas que son ocasionales, aunque se crea que la otra persona “no parece” tener ninguna ITS.

Los tiempos cambian, las perspectivas sobre algunos temas, también, pero la realidad es que las infecciones como el VIH aún no se han ido, y es por eso que es importante protegerse, cosa que al final nos permitirá disfrutar más plenamente y sin preocupaciones.

Si quieres obtener condones gratis o necesitas hacerte una prueba de VIH, acércate a AHF Panamá y déjanos ayudarte. Acude a nuestras oficinas o escríbenos por Whatsapp.

Compartir: