Contáctanos
Llama o envía un Whatsapp

La adherencia al Tratamiento Antirretroviral significa tomar la dosis correcta de tus medicamentos, exactamente como te lo recetó el médico. Para detener con éxito la replicación del VIH y mantener suprimida la carga viral, los niveles de los medicamentos anti-VIH deben mantenerse lo suficientemente altos en la sangre las 24 horas del día, todos los días. Si los niveles de los medicamentos bajan demasiado, puede ocurrir resistencia a los medicamentos.

La resistencia al VIH puede causar que tus medicamentos dejen de funcionar como corresponde y puede limitar futuras opciones de tratamiento. También es posible transmitir VIH resistente a medicamentos a otras personas, haciéndoles más difícil el tratamiento de su propia infección.

Crea rutinas

Los hábitos nos sirven para lograr una organización en nuestra vida y es así como se puede llegar a tener una adherencia al Tratamiento Antirretroviral, esto nos ayudará a llegar a la indetectabilidad y no poder transmitir el virus de VIH a otras personas, así como reforzar nuestro sistema inmune.

Para ello debemos buscar algunas estrategias como: en nuestro celular podemos programar una alarma como recordatorio para tomar la medicación a la misma hora, todos los días y comprar un pastillero como forma de llevar el control de los días que tomamos la medicación y tenerla en un lugar fijo, como en la mensa de noche o en el baño. Éste hábito debe ser tu mejor amigo, pues de él dependerá tu salud.

La adherencia al tratamiento puede afectar a cualquiera. No te sientas culpable de hablar con tu doctor sobre cualquier dificultad que puedas tener para tomar tus medicamentos a horario. Hay ciertas situaciones que han demostrado afectar la adherencia.

Refuerza tus pensamientos

Actitud: las personas que están más convencidas de que sus medicamentos les hacen bien, generalmente son las que tienen más facilidad para adherirse a sus regímenes. Comprender cómo y por qué funcionan los medicamentos puede ayudar con la adherencia.

Estado de ánimo: las personas que están deprimidas tienen más dificultad para adherirse a sus regímenes de tratamiento, que las que no están deprimidas. Si sospechas que estás deprimida/o, habla con tu proveedor de atención médica.

Desorden: el nivel de desorden en tu vida y el estrés que este crea, puede generar problemas de adherencia. Trata de organizar el trabajo, la vida familiar y tu tratamiento de una forma armoniosa y equilibrada.

Piensa en ti: es importante recordar que tu salud debe estar primero; no puedes cuidar de otros si no te cuidas a ti mismo. Si necesitas ayuda para atender a cualquier dificultad de adherencia, habla con tu proveedor de atención médica. Encontrar a otras personas en tu situación puede ayudarte. Únete a un grupo de apoyo o conéctate con otras personas VIH positivas.

Importancia de mantener la adherencia

Con el apego al tratamiento antirretroviral es posible llegar a no transmitir el VIH, ya que se logra una carga viral indetectable y mantener niveles ideales de linfocitos CD4. Con una buena adherencia al tratamiento antirretroviral se puede vivir una vida plena, productiva y sana. Pruébate y trátate.

Compartir: