Contáctanos
Llama o envía un Whatsapp

La vacuna contra la COVID-19 fabricada por Pfizer y BioNTech es segura para las personas con VIH, pues hasta el momento no hay datos que señalen lo contrario, afirmó la doctora Alethse de la Torre, directora del Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH/SIDA (Censida) de México.

Dado que esta es la vacuna que se está aplicando en el país, la funcionaria aclaró que no existen contraindicaciones de ese producto para las personas con VIH, sin embargo, “es recomendable mantener la vigilancia” ante posibles reacciones, reportaron agencias noticiosas presentes en una conferencia de prensa del 12 de enero pasado.

De la Torre también aclaró que cuando comiencen a llegar al país las otras vacunas, será necesario revisar los lineamientos de aplicación y actualizarlos si acaso hay puntualizaciones sobre las personas con VIH.

El mismo 12 de enero, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA) publicó un documento sobre las vacunas contra COVID-19 y las personas con VIH, donde explica que la inmunización contra el nuevo coronavirus aporta los mismos beneficios para las personas con VIH que para quienes no tienen esta infección.

Resalta que, hasta este momento, no hay ninguna prueba que haga pensar que las personas con VIH corren más riesgos al recibir una vacuna contra la COVID-19 que quienes no tienen VIH. Sin embargo, recomienda que cuando las vacunas sean distribuidas en los países, las autoridades sanitarias locales deben revisar los datos científicos de los que se disponga.

En general, tanto ONUSIDA como los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos recomiendan que todas las personas con VIH deben mantener un estilo de vida saludable y tomar su tratamiento de forma adecuada.

La toma oportuna y adecuada del tratamiento antirretroviral ayudará a que la persona esté inmunológicamente estable, y eso lo mantendrá en mejores condiciones de salud en general. Cuando el sistema inmunológico se encuentra debilitado (como en el caso de personas con VIH cuya infección no está controlada), podría haber mayor riesgo de COVID-19 grave, de igual forma que si tuvieran alguna otra enfermedad subyacente como las personas con diabetes o hipertensión.

Así, si usted vive con VIH y está tomando medicamentos para controlarlo, es importante que no lo suspenda y que también continúe con la adopción de medidas contra la COVID-19, como el distanciamiento social, el uso de mascarilla y la constante higiene de manos.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *