Contáctanos
Llama o envía un Whatsapp

Ser una persona de la diversidad sexual, es decir, lesbiana, gay, bisexual, trans o intersexual (LGBTI), no es fácil en un contexto que todavía juzga y discrimina. Muchas personas deciden permanecer “en el clóset” para evitar confrontaciones, agresiones o conflictos.

Pero es cierto que el no hacer pública tu orientación sexual (o tu identidad de género) no significa que no encuentres formas de contactar con potenciales parejas, aunque sea para una noche.

Antes, esto se lograba visitando ciertos lugares donde sabías que encontrarías personas como tú, como algunas calles, bares o incluso casas para las que necesitabas invitación. Hoy en día, el contacto se ha facilitado cada vez más con las redes sociales y las aplicaciones para encontrar pareja.

Perfiles sin rostro

Si has realizado aunque sea una búsqueda de este tipo a través de Internet, sabrás lo simple que es arreglar un encuentro con alguien para tener relaciones sexuales. También sabrás que alguna veces ni siquiera podrás ver la cara (aunque sí otras partes del cuerpo) de la persona que está al otro lado de la línea sino hasta que te encuentres con ella.

Todo esto le suele agregar adrenalina y emoción al encuentro, pero también se deriva, en parte, de la dificultad para conocer personas de tu misma orientación sexual en lugares de convivencia. Tal vez vives en una comunidad pequeña y tienes que desplazarte a otra para que tu familia no se entere, o temes que algún compañero de trabajo pueda verte entrando a un centro nocturno LGBTI.

Si quieres practicidad y discreción, Internet parece ser la opción. Sin embargo, es importante que tomes precauciones al contactar por esta vía, ya que nunca sabes si podrías estar tratando con alguien que no busca lo mismo que tú, sino que pretende hacerte daño.

Tips para tus citas

Es verdad que las y los heterosexuales también están expuestos a estas agresiones, sin embargo, hay algunas circunstancias particulares que colocan a las personas sexodiversas en una situación de vulnerabilidad

A veces, los delincuentes se aprovechan de la clandestinidad que suele rodear a los encuentros entre personas del mismo sexo. Por ejemplo, eligen víctimas LGBTI porque creen que nadie sabe dónde están, y que si los atacan, no irán a denunciar ante las autoridades porque eso revelaría su secreto. Por desgracia, un robo podría escalar a la violencia física, ya que los agresores piensan que no tendrán un castigo.

Por esto, es muy importante que tomes algunas precauciones para minimizar el riesgo de que tu encuentro sexual se convierta en un delito.

  1. Cita a la persona en un lugar público. Evita llevarlo a tu casa o llegar directamente a donde te indique, así podrás irte si notas algo sospechoso.
  2. Avisa a dónde irás y con quién. Procura hacerle saber al menos a un amigo o amiga que vas a una cita, y dale la mayor cantidad de datos que puedas sobre la persona.
  3. Consigue una imagen de su rostro. No tienes que hacer trabajo de paparazzi, puedes encontrarla en su perfil de redes sociales o de mensajería instantánea. O mejor aún: tómense una foto juntos y envíasela a tu amigo/a.
  4. No te vayas con más de una persona a la vez. Al menos, no el primer día. Ve poco a poco.
  5. Si algo no te agrada, deja la cita. Si algo te parece sospechoso, no te vayas con esa persona. A veces las corazonadas resultan ser ciertas.

Poner tus sentidos bien alerta te ayudará a vivir el buen momento que estás buscando, y llevar contigo lubricantes y condones te protegerá de las infecciones de transmisión sexual. Para esto último, en AHF Panamá podemos ayudarte. Tenemos condones gratis y pruebas de VIH sin costo. Acércate a nuestras oficinas o escríbenos por Whatsapp y resolveremos tus dudas.

Compartir: