Contáctanos
Llama o envía un Whatsapp

13 de noviembre de 2020

Al inicio de la pandemia de COVID-19, surgieron numerosas dudas sobre cómo podrían resultar afectadas las personas que ya vivían con VIH. Con el tiempo, esas dudas se han ido despejando ya que hasta la fecha, no hay indicios claros de que las personas con VIH tengan tasas más altas de infección por el nuevo coronavirus, ni tampoco que la enfermedad sea más grave o diferente de las personas que no tienen VIH.

Se han realizado diversos estudios al respecto, como lo informa el Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (GTT-VIH), pero más bien se ha observado que el riesgo aumenta en cualquier persona que tenga una o más de las características siguientes: edad (mientras más alta, más riesgo), sexo masculino, enfermedades cardiovasculares, enfermedades pulmonares crónicas, obesidad o diabetes.

Si bien es cierto que casi la mitad de las personas con VIH que viven en Europa son mayores de 50 años, y que las enfermedades crónicas como las cardiovasculares y las pulmonares son más frecuentes en personas con VIH, esto no determina que corran más riesgo por la presencia del VIH en su cuerpo, sino que tal riesgo se relaciona con otras enfermedades que, de hecho, coinciden con las de la población sin VIH.

Un factor que sí interviene en el riesgo es el control del VIH mediante el tratamiento antirretroviral. Si una persona con VIH está bien controlada, con un sistema inmunológico normal y una cantidad indetectable de virus en la sangre, probablemente no enfermará gravemente de COVID-19. 

Pero si, por el contrario, la persona tiene un recuento bajo de células inmunológicas o no toma tratamiento antirretroviral, sí corre un riesgo más grande de tener una enfermedad de COVID-19 más grave.

Otro dato que se ha observado en las investigaciones es que es necesario controlar las infecciones oportunistas que pueda presentar una persona con VIH y COVID-19, todo con el fin de evitar complicaciones adicionales a la propia enfermedad causada por el nuevo coronavirus.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *