Contáctanos
Llama o envía un Whatsapp

13 de noviembre de 2020

Un estudio británico y canadiense reveló que las mujeres que ejercen el trabajo sexual y viven en países de ingreso medio y bajo presentan importantes problemas de salud mental relacionados con factores como la violencia por parte de los clientes, el estigma y la discriminación, el consumo de alcohol y otras drogas y el tener el VIH u otras infecciones de transmisión sexual.

La investigación, publicada en la revista PLOS Medicine, respondió a que la salud mental de las trabajadoras sexuales se ha vuelto un importante problema de salud pública. Algunos otros factores que las ponen en riesgo de afectaciones mentales están la pobreza, la falta de educación y la violencia.

El estudio consistió en revisar 56 estudios que habían incluido a 25 mil mujeres trabajadoras del sexo comercial de 26 países de ingresos bajos y medios, cuyas edades fueron de los 11 a los 64 años. Lo que encontró el equipo de investigación fue 41% de ellas presentaba depresión, 21% padecía ansiedad y 19.7%, estrés postraumático.

Además, 22.8% había tenido ideación suicida reciente y 6.3% había intentado suicidarse.

Los problemas que afectan a esta población se relacionan estrechamente con la situación de una vida precaria, fuertes preocupaciones psicológicas y sufrir de un alto grado de estigma y discriminación, dice el estudio, reportado por el Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (GTT-VIH).

Por otro lado, existe una fuerte asociación entre una salud mental deteriorada y el uso menor de condones con los clientes, y también con el hecho de tener el VIH. En este sentido, una estrategia para abordar los problemas de salud mental podría no sólo mejorar ese aspecto, sino también facilitar la adherencia al tratamiento en el caso de las mujeres que vivan con VIH. Por eso, los investigadores plantean que las intervenciones de salud mental se incorporen a los servicios de atención al VIH en los países de ingresos medios y bajos, mediante estrategias como la capacitación de otras trabajadoras sexuales que puedan brindar apoyo a sus colegas.

A pesar de la alta prevalencia de afecciones mentales en esta población, los investigadores no pudieron encontrar ningún estudio que describiera algún servicio de atención psiquiátrica o psicológica para las trabajadoras sexuales.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *