Contáctanos
Llama o envía un Whatsapp
Sin tabú

Sexo después de los 45: ¡toma tus precauciones!

Muchas cosas han cambiado en los últimos años. Pasamos de hacer fila en los teléfonos públicos a tener en el bolsillo un aparato que nos

Vivir bien con VIH

Si vives con VIH, cuida tu salud bucal

La infección por VIH deja a las personas más expuestas a problemas bucales y dentales, ya que el virus debilita al sistema inmunológico. Afortunadamente, el

Sin tabú

Sexo entre hombres: no todo es lo que parece

Existen hombres que se reconocen como homosexuales, es decir, que se sienten atraídos física y emocionalmente por otros varones. Aunque actualmente son más visibles, no

Vivir bien con VIH

Menopausia y VIH: cuida tus huesos

Las mujeres que viven con el VIH experimentan diferentes afectaciones de salud que los hombres que también tienen la infección. Las hormonas juegan un papel

Sin tabú

Hagamos del condón un fetiche

Un fetiche es, en general, un objeto de culto, pero si lo trasladamos al ámbito de la sexualidad, sabremos que un fetiche es un objeto

Vivir bien con VIH

Si vives con VIH, protégete de una reinfección

Una vez que has recibido un diagnóstico de VIH, podrías comenzar a replantearte varios aspectos de tu vida, entre ellos, tu vida sexual. Muchas personas

Sin tabú

Cómo resolver las dudas de tus hijos sobre sexualidad

Cuando un niño o niña se acerca a sus padres con una duda sobre la sexualidad, lo que se dice con la actitud tiene mucho

Vivir bien con VIH

Alcohol: lo que debes saber si vives con VIH

El consumo de alcohol es una constante en casi todos los eventos sociales. Incluso durante la actual pandemia, aunque el contacto físico ha estado restringido,

Sin tabú

Cinco pasos para mejorar la comunicación sexual con tu pareja

Cuando surge la pregunta de cómo tener una mejor relación de pareja, lo primero que viene a la mente es “la comunicación”. Pero es más

Vivir bien con VIH

Relaciones sanas sin dependencia sexual

En la vida hay dos puntos dentro de las relaciones que son la necesidad y el deseo. El primero es un reflejo de baja autoestima,